Seguidores

lunes, 30 de julio de 2012

¿Andy ó Tom? ¿Que piensas de Adela?




Bueno ya que ando escribiendo el capitulo, me puse a pensar en que tal vez y a ustedes les gustaría saber cómo se sientes Andy y Tom, es por eso que estoy escribiendo como ven ellos a Adela, aunque no será un capitulo en si mas bien son cosas que ellos ven y sienten, piensas y más cuando están cerca de Adela.
Pero necesito saber si a ustedes les interesa para subir el archivo en estos días entes de subir el capitulo.
Díganme si lo subo o no.

martes, 24 de julio de 2012

Capítulo veintitrés


Hola chicas
Bueno aquí está el capítulo de hace días que iba a subir pero no podía porque mis abuelos no me han dejado nada de tiempo y antes de irme a dormir porque estoy muy cansada quería dejarles el capítulo que espero y sea de su agrado. El siguiente al igual que este será largo espero que les guste :D
por cierto probablemente y suba un adelanto del capitulo en mi FaceBook, es que empezare a hacerlos mas extensos aunque actualice dos o tres veces a la semana :D





Capítulo veintitrés: Ayúdame


Andy me miro, estaba ahí y Tom y yo no podíamos hablar, eso de correr a las personas era algo que a mí no se me daba mucho.
Le sonreí un poco desanimada, el entendió y nos dejó solos.
— ¿Aun te duele?—Negué y lo me recosté en su hombro. Si me dolía un poco pero quería estar con él, después de ahí no nos variamos hasta entrando de vacaciones.
—Tom—Me miro
—Sabes algo, Adela quita esa cara de flojera que tienes el día de hoy.
—Lo siento es que me siento rara.
—Vieja, dirás ya tienes quince
—Oye no estoy vieja, solo soy un año mayor—Reímos y mi tía nos trajo algo de pastel—Por cierto de plano no nos veremos porque iré a visitar a mi abuela, a Halle y de ahí a visitar a mi tía Nicole.
—Pues se me ocurrirá algo para verte.

El resto de la fiesta me la pase a lado de Tom, platicando y riéndonos, mi tío no cuestiono nada y solo trato de pasarlo, no quería pero sabía que aceptaría. Tarde o temprano.
Suspire  aliviada cuando todo eso acabo, cuando al fin estaba en mi cama durmiendo, claro solo después de que me llevaron al doctor y, el dijeron que solo era una torcedura.
Sabía que dentro de algunos días más mí tío nos llevaría a mí y a Bill con la abuela, ella vivía sola en una maravillosa y relajante casa de campo, mi abuelo había muerto dos años atrás y ahora ella estaba ahí sola porque no quería irse a vivir con mis tíos para ella era mejor vivir sola y recibirnos algunos días a mí y a Bill.

—Como han crecido—Abuela nos saludó a ambos con un beso en la mejilla, observo a mi tío y también le dio un beso.
—Abuela que gusto de verte—Ella sonrió y me dio un fuerte abrazo.
—Los esperaba ansiosa, ¿Te quedaras?—Le pregunto a mi tío.
—No me voy solo pasaba a dejarlos. Pórtense bien con su abuela.
—No te preocupes papá la cuidaremos.
Mi tío nos dejó con ella, y preparamos algo para comer con ayuda de nuestra abuelita.
Como dije ella vivía en un lugar tranquilo y para mí era relajante estar en esa casa, porque todo era tranquilo, lo único malo que había era que no había mucha señal en los teléfonos móviles. Y para hablar con Tom casi me  tenía que subir a la copa de un árbol.

[~]

Los días comenzaron a pasar rápido, lo que hacíamos era platicar con la abuela, ayudarla en una que otra labor de la casa y después de aquello nos dedicábamos a descansar y no hacer nada, no me aburría aquello pero tampoco me gustaba.
— ¿Qué les parece si salimos a caminar un poco?—Propuso la abuela
—Sí. Claro es buena idea—Bill me miro, era un día preciosa, mejor dicho una tarde preciosa, en unas horas más el sol se escondería.
Salimos con nuestra abuela cada uno la  tenia del brazo, nuestra abuela caminaba despacio y ambos seguíamos su paso, platicaba de muchas cosas como del clima, de nosotros, de lo grande que estábamos.

—Me recuerdan mucho a sus padres. Mi preciosa Adela tan hermosa y delicada, a mí me hubiera gustado tener una niña pero el tener a sus padres fue lo mejor que me ha pasado. Bill eres un chico especial, tratas muy bien a tú prima.
—Ella es como mi hermana así la quiero, además si supieras todo lo que ha hecho, ¿Puedes creer que el chico más malo la quiere demasiado? Bueno Tom no es malo solo quiere ser malo pero no le queda, es una buena persona aunque él no lo quiera aceptar.
—Si Tom está loco, pero lo quiero mucho.
—Bill ¿Tú tienes novia?
—No abuela, pero Adela.
—deja de estar quemándome, sabes que si tengo novio y lo quiero mucho.
—Se pelean como sus padres lo hacían—Mi abuelita reía y no dejaba de hacer bromas igual que Bill me las hacia a mí.
Pero después ella y yo buscamos como hacerle bromas a Bill.
— ¿Y no vas a ver a Tom?
—No sé, aun no se le ocurre nada. Pero la verdad es que si quiero verlo lo extraño es que también quiero ver a Andy. ¿Eso está mal?—Bill me observo sin saber que decir. Nunca se había encontrado, sin embargo busco las palabras adecuadas.
—bueno Adela tú quieres a ambos pero debes de sentir con más intensidad eso que sientes por alguno en especial. No se búscalo en alguna parte debe de estar esa persona, debes de extrañar a uno más que al otro.
—Quiero dejar de ser Daniel—Bill me miro y se sentó a mi lado
—Eso es más  complicado, bueno a lo mejor y no tanto. —Dudo pero decidió continuar—Podrías decirles que te vas a otro país o no se a otra ciudad y después Daniel desaparece dl mapa.
—Bill ese tipo de cosas no me gustan, sé que Tom me mataría se le digo que todo este tiempo le eh estado mintiendo, Andy lo sabe y para él está bien.
—Pero para ti no, y la verdad es que no te culpo porque eso de engañar a las personas está mal.
—Si estoy mal—Le dije y el solo me abrazo, tenía que pensar en una forma de cómo acabar con Daniel
—tienes que pensarlo muy bien Adela, si quieres a Tom y él te quiere a ti.
— ¿Él lo entenderá?
—Probablemente.

Toda la noche estuve pensando en mil posibilidades de acabar con Daniel, pero ninguna era con la salida valiente, todas eran por huidas y la verdad es que ese tipo de cosas a mí no me gustan. Solo pensaba en que todo se resolvería en que Tom perdonaría todo esa mentira.
Me mando un par de mensajes de texto que yo no conteste porque no sabía que decir, porque no podía decirle nada.
En todo ese tiempo no fue la única persona a la que extrañe, si, si y si adivinaron: Andy.
Eran dos casos completamente diferentes, odiaba admitir que me gustaban dos chicos, odiaba pensar tanto en ellos, y si estoy consciente de que piensas que soy una bipolar y todo eso, pero la verdad es que no puedo evitarlo. Los extraño a los dos.

[~]

— ¿Y cuándo decidiste salir con él?—Bill me miraba desde la esquina de mi habitación,—¿Abuela lo sabe?
—Ella lo propuso—Me acomode mi cabello y le sonreí.
—Tienes muchos problemas Adela, o es Andy o es Tom. Y si yo fuera tu no elegiría a ninguno, los dos son tan idiotas que no me sorprende que sean amigos.
—Como sea, Bill necesito de tu ayuda.
—Te escucho—se acercó a mí y soltó un suspiro—Sabes que lo hare sea lo que sea, después de todo eres como mi hermana.
—Se lo diré.
— ¿De verdad?
—Sí, pero no hoy, porque hoy voy a salir con Andy
—Eso es lo que no me gusta, que estoy dispuesto a ayudarte pero tu no. Porque sabes que los dos te gusta mucho, y no tratas de alejarte de uno, para ver a quien extrañas o quieres más.
—Bill no puedo hacer eso.
—Dime como le dirás a Tom que estas saliendo con Andy.
—Andy es un amigo más.
—Un amigo que te gusta mucho.
—Bill—Tenía razón, pero no podía aceptarlo—Solo escúchame, Tom me envió un mensaje y me dijo que la semana que viene el ira a verme a casa de mi tía y vamos a ir a un lugar que no te puedo decir, y ahí se lo diré.
—Lo dices tan fácil.
—Sé que me lo estoy tomando todo muy a la ligera pero…
—Pero nada Adela, nada, hoy vas a salir con Andy ¿Y que se supone que van a hacer?
—Le diré que es un tonto y que su plan se echó a perder porque le diré a Tom todo.
—Como tú digas, está bien, ve y cuéntale todo eso al imbécil de Andy.

Bill no estaba muy a gusto con la situación yo estaba tranquila al menos trataba de aparentar todo eso pero sabía que algo iba a salir mal solo esperaba el día en que Tom estuviera enfrente de mí, para decírselo todo, iba a echar por la borda los planes de Andy y también lo míos lo que tenía en un principio.

—Hola Adela—Lo primero que hizo Andy al verme fue abrazarme. Yo igual lo abrace y me sentí bien, demasiado diría yo.
— ¿Y a donde me llevaras hoy?—nos separamos y sonrió con ánimos
—A un lugar en donde no haya dulces y cosas que te hagan reír por más de una hora como loca.

Caminamos sin decir nada.
Como dije la idead había sido de mi abuelita, eso de hablar con Andy y después con Tom. Yo hubiera preferido que fuera al revés porque claro Tom era mi novio y Andy mi amigo, pero no se pudo por que Tom estaba con sus padres en diferentes eventos sociales. Y solo encontró espacio o más bien la manera de escaparse la siguiente semana.

—Y cómo te la has pasado
—Más o menos
—Pensé que bien, ¿Por qué más o menos?
—Pues es que no está Tom.
—Ah, claro Tom—trato de disimular su enojo y desilusión cuando mencionaba a Tom.
—Y por qué no estás tú—Me miro confundido, pensando que había escuchado mal tal vez, pero la verdad era que no había sido casualidad que dijera eso, había sido lo que yo sentía en ese momento.
—Enserio que las vacaciones ya te afectaron
—No claro que no me han afectado, solo digo la verdad.
—Si claro.

No sabía a dónde íbamos solo me di cuenta que estábamos afuera de la ciudad cuando el paisaje que tenía enfrente era de árboles y de color verde; me gustaban ese tipo de lugares, y pensé que tal vez sería el mejor lugar para platicar con Andy.
Aquel lugar era como un prado o algo así no sabría decir bien lo que era.
Ambos salimos y Andy se sentó en la parte de adelante del coche yo examinaba bien el lugar me parecía lindo y tan poco adecuado para que dos personas que dicen llevar una relación de amistad estuvieran ahí, aquello me olía ya más a romance. Aun que me gustaba en cierta forma.

—Ven aquí—Andy extendió su mano ofreciéndomela, yo la tome y el me acerco más a él. —No me digas que Tom nunca te ha traído aquí.
—No la verdad es que nunca me había traído aquí.
—Es raro, recuerdo que la encontramos hace un año con Georg, él y yo.
—Es muy bonito. —Entrelace mis dos manos con las de él, estaba de pié frente a él.
— ¿En qué piensas? De repente de quedas callada y otras veces dices cosas sin sentido.
—En ti en Tom, en muchas cosas.
 — ¿Piensas en mí?—Asentí— ¿En qué exactamente? Si se puede saber, claro—Me quede pensativa una vez más, lo mire varias veces antes de contestar, y es que en realidad no sabía que contestar.
—Andy, te quiero—Se quedó callado, la igual que yo, no podía creer que yo dije eso.
— ¿Tú me quieres matar? Solamente.
—No, no es así.
—Entonces tú me quieres lejos de ti.
—No me refiero a que te quiero como quiero a Tom.

Se quedó nuevamente callado esta vez su expresión cambio totalmente, serio, pensativo, sorprendido, sin palabras; había tantas formas de explicarlo que no sabía cuál era la adecuada.

—Eso no me lo esperaba
—Yo menos—Me acerco más a él y me abrazo.
—Eso quiere decir que—Hablo muy cerca de mi oído, —Me refiero…a que… tengo una oportunidad.
—No sé—ahora sentía venir eso, sentía que las lágrimas iban a salir pronto. ¿Por qué? Yo no estoy acostumbrada a llorar y menos por chicos. —La semana que viene voy a ver a Tom y le diré todo lo de Daniel. Probablemente él no quiera estar más conmigo, pero eso está bien porque creo que terminare con él. —suspire y contuve las lágrimas—Pero no quiero que te ilusiones por que  no lo dejare para andar contigo.

Nos quedamos callados por varios minutos, después Andy hizo que nos separáramos y me miro desilusionado, me volvió a abrazar y otra vez nos quedamos así.

[~]

Una semana paso muy rápido y cada vez que pensaba en Tom pensaba en que el día cada vez llegaba, como le dije a Andy tal vez después de eso el ya no quería saber más de mí, pero era lo mejor.
Mi tío nos había ido a buscar con la abuela y de ahí me había llevado a casa de mi tía Nicole y a Bill con una de las hermanas de su madre, entonces me había separado de Bill.
Tom había llamado un par de veces pero esta vez no conteste porque me estaba bañando cuando el llamo, y estaba al pendiente cuando el volviera a llamar.

—Adela llevo varios días tratando de hablar y no contestas.
—Lo siento, es que eh estado un poco ocupada.
—Bueno no importa ¿Lista para mañana?
—S-si



viernes, 20 de julio de 2012

Se suspende la Historia

Pero no se preocupen solo
Sera mientras no este en mi casa
es que como ya salí de vacaciones, y
mi papá pidió ya igual sus vacaciones.
Decidimos que visitaremos a mi abuelos
en Madrid y de ahí, a algunos tíos en Asturias y
creo que iremos a Cancún, por que según mi
padre ahí esta su otro hogar.
Así que bueno espero poder actualizar pronto
de todos modos cuando pasado mañana o mañana subiré
un capítulo :D

miércoles, 18 de julio de 2012

Aviso

Bueno modifique mi blog, y le agregue algunas paginas:
One~Shot, Musica de la historia, y el de los personajes que
ya estan algunos, tambien el de mis otras historias y donde las pueden
encontrar, tambien una que otra que sigo y recomiendo.
:D

Capítulo Veintidós


Capítulo Veintidós: Un cumpleaños doloroso.

Después de esa noche, comencé a sentirme mal, mal de verdad. Y descubrí que eso me había hecho llorar. Besar a Andy y querer a Andy no estaba bien porque yo no tenía que quererlo a él. Tom había estado llamando pero no le había contestado, solamente quería que todo esto pasara que lo quisiera más a él, o simplemente no querer a Andy.
Estaba sentada cerca de la ventana, últimamente había hecho mucho calor y de un día para otro comenzó a llover, pero esos días para mí siempre eran agradables.

—Adela—Mi tía entro a mi habitación, y me miro, aún tenía la pijama puesta espesar de haber despertó hacía ya unas tres horas, — ¿Qué te pasa? —Se acercó a mí y me abrazo, estaba llorando, yo la abrase igual y solo me dedique a llorar. — ¿Te sientes mal? ¿Quieres que le diga a tu tío que te lleve al doctor?
—No—Se sentó a mi lado y me miro confundida.
— ¿Qué te pasa?
—No sé.
—Porque no me cuentas tal vez y yo pueda ayudarte.
—Es que, es por culpa de Tom y Andy.
— ¿Qué te hicieron?
—No sé—Volví a decir—Los quiero mucho a los dos.
—Ya te estoy entendiendo. —Acaricio mi cabello—Adela es normal que quieras a ambos porque son lindos y además siempre estas con ellos, pero con el tiempo te iras dando cuenta a quien quieres más. No te preocupes que sabrán entenderte. —Me dio un beso en la frente y se quedó ahí conmigo hasta que deje de llorar.

[~]
Baje las escaleras en cuanto escuche un ruido que no me dejaba dormir, odiaba el ruido.
Pero apenas y pise la planta de abajo Bill me y brazo con fuerza y mi tío igual. Me dio un beso en la mejilla.
—Felicidades Adela. —Claro hoy era 20 de Julio día de mi cumpleaños. Sonreí y también abrase a ambos.
— ¿Les gustaría callar lo que sea que están haciendo afuera? Trato de dormir y ya que hoy es mi cumple años, pues…
—No tú vas a ir a tu habitación y te vas a poner más bonita de lo que ya estas, y después sales al jardín que te estaremos esperando.

Me mandaron a mi habitación y después de bañarme, me senté enfrente de mí espejo con la bata de baño aun puesta, mi tía me trajo unas bolsas era ropa.

—Fui a comprar algo ayer, y ya que hoy hace bastante calor, espero que te guste lo que te compre.
Sonreí y me dejo sola, la verdad es que si tenía razón había mucho calor, además ella me conocía ya muy bien y sabía que no me pondría un vestido, por eso no compro un vestido. Sonreí y me asome por la ventana Ariana, Gustav y más ya estaba ahí. Y me sorprendió que hubiera una rampa en forma de “U” y todos tenían su Skatebord, de seguro mi tío les dijo. Tome el mío que era rojo y negro, tenía mi nombre escrito en la parte de arriba. Y baje curse la puerta de la casa hasta llegar al jardín y ahí estaba ellos. Mi rio me volvió a abrazar.
—Antes que nada, ven aquí—Me dijo apartándome de los demás. —Creo que tú me tienes que decir algo.
— ¿Yo?
— ¿Cuál de esos dos es tu novio?—Mire a Tom, dios su vino, a su lado Andy.
— ¿Tendría algo de malo que fuera Tom? O ¿Qué tuviera novio?
—No claro que no, dime quien es.
—Tom.
—Solo tratare de ignorar esto y…
—Ya tío—Le di un beso y me reuní con los demás.

—Tom—Me abrazo muy fuerte—Pensé que no ibas a venir.
—La verdad es que casi, casi me tuve que escapar, mi madre me esta cubriendo con mi papá.
—Ah que bien—Me dio un beso en la mejilla y observe a Andy, desde la última vez que nos vimos no lo había hablado para nada.
—hola Adela.
—Hola—Me acerque a él para darle un abrazo, sonrió y acaricio mi cabello.

En el jardín de mi casa estaban algunos de mis compañeros y mis amigos, mi tía se encargaba de todo lo demás, no me esperaba lo de la rampa en forma de “U” esa era una de mis favoritas, Tom me tomo de la mano y caminamos con los demás hasta llegar ahí.
—Creo que ahora me enseñaras lo que tienes—Sonreí y cuando estuvimos en la parte de arriba, algunos ya se encontraban bajando y subiendo de cada lado. Andy estaba enfrente de nosotros en el otro costado de la rampa, él lo quiso así.

Tom me tomo de la mano, y seguía con esa sonrisa medio irónica y sarcástica, él fue el que se aventó primero a la aventura y bajaba, por la rampa y regresaba al lugar en donde yo estaba. Lo miraba Ariana me miro y sonrió como invitándome a pasar, sonreí y cuando sentí que bajaba hasta llegar a la base me impulse para subir a la parte en donde estaba Andy y regresar a donde estaba Tom.
Me gustaba en lo personal esa era mi rampa favorita, estuvimos alrededor de una hora esta que mi tía nos habló para cortar el pastel y de ahí otra vez a la rampa.

—Andy—Le dijo Tom desde donde estaba—Agarra a Adela de las manos la sueltas y yo la agarro aquí. —Me dio un empujón y comencé a avanzar hacia abajo, eso era una magnífica idea de no haber sido Andy el que me iba a  recibir en el otro lado. Estuve de frente con él y me sonrió me soltó y regrese con Tom, lo hicimos un par de veces. Pero en la última vuelta por llamarlo de algún modo, Andy sonrió.
—Esta hermosa Adela. Daniel es un chico lindo—Me quede ahí mirándolo sin entender sus palabras y entonces perdí el equilibrio y el me soltó. Se escuchó silencio y…me dolía y mucho.
—Eres un imbécil—escuche cuando Georg le daba un golpe a Andy y se bajaba hasta llegar a mi lado. —Adela—Los demás se acercaron.
—Me duele. Me duele. —Dije y me incorpore lleve una de mis manos a mi tobillo Georg me cargo y me llevo a una silla. Sentía que me dolía mucho mi tobillo.
—Adela yo lo siento, no fue mi intención es que tu perdiste el equilibrio y…
—Cállate—Le dijo Georg.

Mi tío se acercó a mí, Georg estaba revisando mi tobillo.
— ¿Qué paso?
—Me caí—Dije y me di cuenta que estaba llorando, me dolía mucho.
—No se preocupe señor solo fue el golpe, porque de ser así ella no aguataría el dolor, creo que necesitamos algo de hielo, para que le baje el dolor.
—Claro. —Andy estaba hincado enfrente de mí, le sonreí débilmente y me seque mis lágrimas…
—Perdóname. No era mi intención.
—no te preocupes. —Tom se jalo una silla y se sentó a mi lado
—No se preocupen sigan divirtiéndose—La mayoría después de que se aseguraron de que nada me había pasado regreso a seguir divirtiéndose.
— ¿Te duele mucho?—Pregunto Andy yo asentí y el al igual que Tom se acercó con una silla a mi lado.
Mi tío regreso con el hielo y los miro a ambos, sus manos estaban a un costado de las mías y ambos me ofrecían su mano para que la tomara, pero hasta el momento no había tomado ninguna.
—Creo que lo más adecuado sería llevarte a un doctor.
—si pero cuando todo esto acaba.
—Sí, no creo que te hayas fracturado ni nada de eso.
—No te preocupes más tarde me llevas.

Me recargue contra el respaldo de la silla y entonces si tome ambas manos me sentía mal, me dolía y mucho.


lunes, 16 de julio de 2012

¿Quien es Catalina? (Mi biografía, conoseme)



Un poco de mí.

Bueno creo que al fin me anime, y es que hace tiempo había estado pensando en escribir un poco de basura sobre mí, para que me conozcan un poco.
Mi nombre es Catalina betzabe Ruiz Jiménez.

Nací en Madrid España pero no se casi nada de ahí, me crie en México en Cancún para ser más exactos, pero a la edad de diez años comencé a mudarme t eh vivido en países de latino América como: Perú-Lima, Santiago y Arica-Chile, Buenos aires-Argentina, Sao Paulo-Brasil, Bogota-Colombia. Y mucho más.

Actualmente vivo con mi padre, siempre ha sido así ya que mi madre murió cuando tenía dos años, en un accidente donde igual perdió la vida mi abuela y mi hermana mayor. Adela.

Mi padre trabaja de periodista en Cudahy California que es un condado de los Ángeles californio.
Me considero una chica con mucho poder-Chica. Me gusta el color rojo, amo el skate y mi accidente más grande me ocurrió un verano del 2001 cuando tenía doce años mientras concursaba en una rampa de skate.
El día más trágico fue ese marzo en la cual Bill perdió su hermosa voz y aplazo su concierto en España.

Soy una de muchas chicas que intenta sobresalir en el mundo de la escritura, pero me eh echo a la idea de que solo se escribir un poco de basura que encante, al menos eso es mi opinión.

Naci una mañana de Septiembre, el un hospital de Madrid España, era ocho de septiembre de 1989.
Actualmente tengo veintidós años y sé que me queda mucho por vivir.

Capítulo Veintiúno

Capítulo diez: Fuego&Hielo. Andy ó Tom.

“No le hables, no le hables, él debe de hablarte”.
Luchaba contra mí misma, quería hablarle a Tom y a la vez me daba no sé qué y no me atrevía.
Mire a todos lados ya no había mucho que hacer, la casa y mi habitación estaban ordenados y ya había almorzado, galletas estaba acostado con la cara en mi estómago, le acariciaba su pelaje y buscaba una forma de evitar pensar en Tom y en hablarle.
El timbre de mi teléfono sonó y sin ver quien era conteste muy emocionada.
—Tom.
—No soy Tom. —Se me quito la expresión y la sonrisa del rostro.
—Andy cuelga, estoy esperando una llamada importante.
—La de Tom, si ya lo sé, pero sé que ahora mismo estás en tu cama acostada, aburrida pensando en no sé qué. Así que se me ocurrió algo.
— ¿Qué se te ocurrió?
—Ya sé que cumples años el jueves, pero me gustaría darte un regalo de cumple años adelantado.
— ¿De qué hablas?
—Bueno la verdad es que si, sin ese tarado igual nos aburrimos Georg y yo, pero que te parece si bueno…si…
—Si ¿Qué?
— ¿Te gustaría salir conmigo? Bueno en un plan diferente sé que me odias y eso pero…
—Si está bien.
¿Qué acaso yo dije eso? No me di cuenta, no, no yo no…
—Paso por ti  como eso de las tres de la tarde.

Colgó y ya no le pude decir nada, solo esperaba que no ocurriera nada desagradable, no nos llevábamos muy bien, pera ya que intentaba ser atento conmigo, pues entonces se lo permitiría.
Continúe así en mi cama aburriéndome y a Tom nada mas no se le ocurría hablarme, tanto que me quede dormida sin darme cuenta.
Aunque lo justificaba porque me la pase toda la tarde ayudando a mi tía y la vecina me encargo a sus hijos por unas horas, ósea que igual estuve de niñera.

—Tom—Fue lo primero que dije, y esta vez sí atine era él.
—Adela, —Dijo el con esa voz tan propia de él, esa que siempre usa para seducir a las personas. — ¿Qué tal tu día?
—Horrible.
— ¿Por qué?
—Lo único bueno que me ha pasado es tu llamada.
— ¿Y lo demás? ¿No han salido a algún lado?
—Pues no aun no, ya vez que la mayoría esta con su familia.
—Oye mi padre me odia, —Se quedó callado, yo igual—No podré ir a lo del jueves, pero sabes tratare de escaparme, según que el jueves tiene una cena con un político famoso y ya sabes que ahora se le metió esa idea de comenzar una carrera como político y pues la verdad no sé si pueda ir porque debe de estar toda su familia, pero te juro que me escapare un día de estos y voy a ir a verte.
— ¿Enserio?
—Sí.

Estuve platicando mucho tiempo con el hasta que mi tío interrumpió, pero después de que cene otra vez me colgué de mi teléfono hasta que murió a causa de no tener mucha carga. Dormí muy bien después de hablar con Tom. Sentía que cada día lo quería más. Pero incluso sentía que Daniel iba cobrando vida propia, no sé cómo decirlo pero él estaba ahí, al igual que yo, existía y era amigo de Tom.

[~]

Andy paso a buscarme a las tres y media de la tarde como dijo, y no obstante de que ya le había dicho a mis tíos él fue y también les dijo, lo cual me preocupaba porque a mi tío le parecía muy bien como novio para mí. Aunque igual y no dije nada.
— ¿A dónde se supone que vamos a ir?
—Ya lo veraz.


Estábamos en su coche, más bien el de su padre él iba manejando, mientras yo veía por la ventana, el ambiente era agradable el aire estaba lago fresco pero no llegaba a ser helado, y el día no era muy caliente y tampoco, el sol estaba en un punto que no lastimaba demasiado con sus rayos brillantes. Durante el camino platicamos de cosas sin importancia, del clima y de esas cosas de las cuales hablamos solo cuando estamos incomodos o porque no tenemos nada que decir.
Andy se estaciono, en un estacionamiento por obvias razones, se escuchaban ruido entonces mire bien y estábamos en una feria, había niños corriendo por todos lados y la verdad es que me emocione mucho, tenía mucho tiempo que no iba a una feria y ahora estaba ahí frente a mí.
—Andy.
— ¿Y bien?
—Es que—No sabía que decirle solo le di un abrazo, que regalo de cumple años más lindo, nos la íbamos a pasar muy bien.

Ambos caminamos para llegar a todas las atracciones, montaña rusa, juegos de todo era increíble estar ahí, para que decir que no si me iba a divertir mucho.

[~]

— ¿Te diviertes?—Pregunto el cuándo un señor nos ajustaba el seguro de nuestro lugar, ¡Dios mío! Estaba a punto de salir corriendo de ahí, pronto el juego comenzaría a andar y sabía que me daría vértigo, pero no me interesaba.
Cuando comenzó a andar el carrito en el que estábamos sentados tome la mano de Andy y el me miro sonrió y  a mi igual se me dibujo una sonrisa. Entonces poco a poco y lentamente fuimos subiendo hasta la cima, se escuchaban murmullos y a mí me daba algo que no sabía que, era un ataque de risa o algo así.
Mire y desde ahí se veía la ciudad entera.
Entonces paso bajamos de golpe mi cabello se elevó y todos gritamos, apreté la mano e mi acompañante y después comenzamos a reír. Me estaba divirtiendo como nunca.

—Adela ya tranquila—Andy me tomo de la cintura y yo lo abrace— ¿De qué tanto te ríes?—Pegue mi rostro a su pecho intentando dejar que ese ataque de risa pasara pero no pude, tanto que el igual comenzó a ir conmigo.
—Lo siento es que…—Me separe de él y buscamos un lugar para sentarnos. —Oye ¿Puedes comprarme algo dulce?
—Claro—Me dejo sentada en una banca color verde que estaba enfrente de la montaña rusa y aún seguía riéndome, me traía vagos recuerdos de mis ocho años  la primera vez que subí con mi padre y a él le había dado un ataque de risa.
—Ya ¿Estas mejor?—Me ofreció el algodón de azúcar color rosa—No había rojo—Entonces recordé que el motivo de tanta risa era el azúcar.
—Oye no me debes de dar ese tipo de cosas.
— ¿Porque?
—Provoca que me ría como loca.
—Me lo hubieras dicho antes—Destapo una botella de agua de la cual dio varios sorbos y volvió a mírame aun no dejaba y no podría dejar de reír. Paso una de sus brazos alrededor de mi cintura.
— ¿Te quieres ir ya? O ¿Te gustaría un juego extremo más?
—No, sabes que sería lo ideas, algo tranquilo y esperar a que lo del azúcar se me pase.

Nos levantamos y caminamos, la verdad es que no me había dado cuanta que el permaneció detrás mío agarrándome de la cintura, pero se lo agradecí porque con mi ataque de risa me caería, y entonces no fue hasta que reaccione. Aunque me había divertido como nunca, no podía seguir fingiendo que no me daba cuenta que pasaba. Era el mejor y peor día de mi vida, me había recordado una parte de mi niñez al llevarme a ese lugar, pero igual me di cuenta que Andy me gustaba y ya no había vuelta atrás.

De camino a casa no hablamos de nada, estaba un poco nerviosa después de todo Andy si me gustaba y no sabía que tanto podía afectar eso a mis sentimientos por Tom.

—Estás muy callada, lo del azúcar ya se terminó.
—Eso parecer—Conteste sin ánimos, mire por la ventana y Andy se dio cuenta de la indiferencia. Se estaciono enfrente de mi casa y me miro, sin saber que decir.
—Adela fue un día bonito, bueno contigo todos los días son bonitos.
—Si fue un gran día, muchas gracias Andy. —Los dos salimos del coche y nos miramos de frente.
— ¿Te…?—Se quedó callado y lo mire leyendo sus pensamientos.
—No hace falta que lo preguntes, solo hazlo. —Me miro y yo a él, un par de instantes sin saber que hacer, sentía que ahora había más frio él se acercó nuevamente se agacho un poco para besarme en la frente, dudo en hacerlo pero al final lo hizo me dio un beso en la frente y lo mire con cierto aire de decepción.
¡Si quería que me besara!
Pero no el imbécil va y me regala un día estupendo y al final no me besa.
—Lo siento. —Se disculpó— ¿Lo arruine?—Asentí. Y él me abrazo con demasiada delicadeza y entonces paso en un minuto esta vez no lo preví, levante mi rostro para verlo y en ese momento sus labios a presaron a los míos en un beso suave y delicado no como los que me daba Tom, era diferente Tom y Andy eran diferentes, como el frio y el calor, el agua y el fuego.
Todas esas cosas que complementan a alguien para estar completa.

Notas:
Mantenme aquí está el capítulo creo que con ella enamorada de ambos será más interesante pero les advierto que ella quiero más a uno, eso ya lo descubrirán. Bueno y también publique un one~Shot de Tom muy Hot. Ehehe bueno les dejo el link para que lo lean y me digan que les parece ¿dale?

viernes, 13 de julio de 2012

Tom-Adela






Nuevo Fic :Segunda oportunidad.



Clasificada:
 MA (+13)
Categoría: Hetero Personajes: Bill, Original, Simone Advertencias: Muerte de un personaje, Violencia Género: Drama, Romántico Pareja Principal: Bill-Original  

Para Bill lo más importante era no sobresalir, era pasar inadvertido, tal vez morir y dejar de existir es por eso que toda su vida se ha mantenido alejado de sus amigos, incluso de sus padres.
Pero por causas del destino un accidente pone en su camino a Velería Dawson.
Todo cambia a partir de ese momento, nuevas sensaciones y sentimientos comienzan a nacer en el alma de Bill.
La vida que creía tener antes, no es nada agradable en comparación con las aventuras que Valeria le hará vivir y todas las emociones que tendrá con ella.
Sin embargo Velería oculta un secreto.
Está a punto de morir y decide que para morir en paz tiene que ayudar a Bill a encontrarse a el mismo, sin darse cuanta se enamora de él.
¿Tendrá una segunda oportunidad?


Capítulo Veinte


Capítulo veinte: Si ellos supieran.
—A ti sí que te gusta el rojo—Andy acaricio mi cabello rojo, más bien la peluca roja, que Ariana me había ayudado a ponerme, casi muero en el intento, es que como tengo demasiado cabello, mi amiga no buscaba como acomodarlo. Pero al fin hizo maravillas con esa peluca en la que me había metido.
—No yo la escogí, la escogió Ariana—Bill estaba un poco nervioso, Gustav solo se reía y Andy estaba a mi lado, se escucharon unos pasos antes de que Tere a pareciera en la puerta.
—Hola chicos, pasen—Se hizo a un lado para dejarnos entrar, me sentía un poco nerviosa, era la primera vez que dormiría con chicos, tenía miedo no sabía que pasaría o qué clase de películas verían. ¿De qué hablarías? No, no solo de pensarlo los nervios se me ponen de puntas.
—El primero en llegar fue Georg, todos ustedes son una bola de impuntuales—Dijo Tom que venía bajando las escaleras. Sus padres veían a tras de él.
—Buenas noches—Saludamos
—Buenas noches, chicos se quedan en su casa no quiero desordenes— Advirtió el padre de Tom antes de abandonar la casa junto con su esposa por la puerta principal—Los vigilas Tere.
—No se preocupe señor. —Tere estaba parada a lado de Tom.
—De acuerdo, niños ahora les llevo sus pizzas. —Todos subimos a la habitación de Tom, ahí en la cama estaba acostada Caramelo con la lengua de fuera y cuando Andy el aludo le ladro, claro ni los perros lo querían. En cambio cuando yo me senté en el borde de la cama me olfateo y me dio un lengüetazo en la cama, dios mío ella se había dado cuenta que era Adela, la novia de su amo.
—Parece que le caes bien a Caramelo. —Tom acaricio con ternura a su mascota y le dio un beso en su pelaje, lo ame más en ese momento. —Vamos preciosa—Le dijo a caramelo y esta lo lengüeteo.
—Tienes una hermosa relación con tu mascota.
—La tengo desde que tenía 12 años. La amo. ¿Qué les pareces i jugamos?—Tom me ofreció un contra al parecer de la consola. Me senté en un pub de color azul, me enfrentaría con Georg.
—Te advierto que nadie me ha ganada en este juego.
—Bueno creo que tendré el honor de humillarte.

Me concentre en la pantalla, era el cálcico juego de peleas y misiones. Pero si Adela Trümper es experta en esas cosas la verdad es que mi padre trabajaba en una compañía que fabricaba todo eso y me enseño algunos secretos. Por eso fue que logre vencer al invencible de Georg listing. Y a Tom a Bill a Gustav y a Andy.

—Soy genial. —me llovió almohadazos pero los respondí.
Después de jugar pusieron una película de esas de terror que no tenía nada de qué ver con el título, incluso los chicos se durmieron. Me sentía rara. Andy era el único que veía la película conmigo porque los otros cuatro estaban roncando.
—Adela, lo haces bien—Miro a ver a Tom—El esta enamoradísimo de ti. Lástima que pronto terminaran.
—Aun sigues con eso.
—Se fue el trato—Lo mire de mala manera, pero la única verdad era que me gustaba y ahora no sabía qué hacer. Aunque él estaba empeñado en que desilusionara a Tom. Aun no tenía un plan para cuando llegara la hora.
—Si ellos supieran tu no estarías aquí, Tom ya se hubiera encargado de ponerte mal ante toda la escuela. Y además…
— ¿Te puedes callar?
—Lo siento.

Como bien dijo yo no era la única que desentonaría porque tanto Bill como Gustav y Andy se pusieron una pijama entera solo Tom y Georg estaba en bóxer. Caramelo se canso y salió por su propio pie de la habitación.
La casa ya estaba a oscuras y tenía un poco de sed, baje a tomar agua Andy me imito. Estaba un poco rara me sentía de esa forma. No podía creer que Andy me gustara a pesar de que estaba bajo su poder. No quería aceptarlo me tenía que borrar la posibilidad de estar enamorada de ese idiota manipulador.
—Adela. Por cierto sabes que te quiero no.
—Que bonita forma de demostrarlo—Asenté el vaso—Pero sabes algo no me interesa si me quieres o no. —Tengo un extraño don de lastimar a las personas.
—yo quiero a Tom, y si voy a salir contigo es porque no me queda opción. Ya sabes.
—Pues sí, pero no me importa porque tú y Tom los dos son unos idiotas.

Aunque poco después no me sentí para nada bien, no era así y no le quise decir eso a Andy, pero lo hice muy en el fondo se lo merecía.
Regrese a la habitación de  Tom y ellos seguían durmiendo, me acosté a un lado de Tom y quise besarlo pero sería una estupidez por lo que mejor me aguante esas ganas enormes que tenia de plantarle un beso.
En la mañana Tere nos preparo el desayuno, mientras Paul se encargaba de llevar algunas cosas al aeropuerto, los padres de Tom igual y no estaban en la casa.
—Los voy a extrañar, dile a Adela que a ella más que a nadie—Bill asintió antes de salir casi volando de ahí.

Yo lo seguí Georg y Andy se quedaron más tiempo, tenía que estar de regreso en casa de Ariana porque mi tío me esperaría ahí, pero él era muy puntual era algo que me molestaba, suerte que llegue a Tiempo para poder bañarme y cambiarme.
— ¿Se divirtieron?—Pregunto mi tío cuando estuvimos en el coche.
—sí, ya sabes cosas de chicas. —Bill se lanzo una mirada acecina y le sonreí.
—bueno ahora solo quieran que sepan que visitaremos dentro de dos semanas a sus abuelos, y Adela tu tía Nicol me pidió permiso para que la visites.
—Por cierto ya le avisaste a tus amigos lo de la comida que te organizaremos por tu cumple años
—Si por cierto espero que no sea algo grande no me gusta ese tipo de cosas.
—No te preocupes nena—Dijo mi tío y nos estacionamos enfrente de la casa.

Solo esperaba eso que no fuera algo grande, además ya tenían planes para las vacaciones la siguiente semana iríamos a Hale a visitar a nuestros abuelos y la siguiente con la tía Nicole y el verdadero Daniel.

—Hola Tom ¿Qué haces?
—Me aburro con caramelo en mi habitación.
— ¿Y tus padres?
—Salieron a una cena y estoy mirando algo en la tv pero nada me llama la atención. ¿Tu qué haces?
—nada. Oye por cierto podrías venir la semana siguiente el jueves, es que ese día cumplo quince años
—Claro le diré a Paul que me lleve
— ¿Sabes algo? Te extraño. —Me quede callada.
—Yo igual te extraño.



 Notas:

Si es cortito pero ya vendrán más largos y mejores, por cierto bueno agréguenme en Fabeook ¿No? Es que mi otro facebook está saturado ya alcance el limite aquí hay otro eh…

Betzabe Jimenez (Cata Kaulitz Listing Schäfer)

Bueno otro cosa también comenzare otra historia es de Bill y espero que la puedan leer será mas dramática :D


Visitantes recientes

trucos blogger