Seguidores

sábado, 30 de junio de 2012

Capítulo Dieciséis



Capítulo Dieciséis: Papá te presento a Adela, Mamá ella es Adela.
Después de que cortamos la llamada mi tía regreso a mi habitación para que bajar a cenar, pero a mí se me quito toda el hambre que tenia. Y al final solo tome un vaso de leche.
Solo me quede pensando y consultando con la almohada el problema que tenia ahora, pero no me ayudo mucho, solo me desvele mucho eso fue lo que paso y al día siguiente estaba que me llevaba la fregada en el salón ya que tenia sueño y no prestaba mucha atención.
—Adela ¿Puedes ayudarme?—Mire a ver a Tom y el sonrió—Por favor. —Me levante de mi lugar observe a Bill.
—Ya se. —Se levanto de mala gana y se sentó a lado de Andy.
—Pensé que ya habías hecho la tarea de la casa.
—La hice pero no toda, odio matemáticas y no le entendí para nada.
—De acuerdo veamos en que te ayudo—Solo le explique toda la tarea a Tom y después el hizo lo demás solo, me sorprendía que no fuera tan bobo como parecía. Y al final la tarea le quedo bien.
 La clase transcurría de manera normal.
— ¿Estás seguro que tu lo hiciste?
—Si profe, ¿Quién mas si no yo? Bueno debo de aceptar que Adela me volvió a explicar todo.
— ¿Adela?—El profesor me miro—Pues está muy bien, te felicito Tom. Pasa a sentarte. —El maestro me miro y después a Andy. —Bill cámbiate al lugar de Adela y tu Adela al de Bill, ahora serás compañera de Tom.
— ¿Qué?—Andy se levanto muy molesto de su silla. —No, usted no puedo hacer eso, Adela es mía—Todos lo miraron de forma extraña incluso el maestro. —Digo que es mi compañera de trabajo.
—Lo seguirá siendo pero también de Tom, me refiero a que quiero que le de accesorias a Tom.
—Pero porque se tiene que sentar con él.
—Andy tu eres uno de mis mejores alumnos no creo que no puedas trabajar con Bill que es uno de los mejores así como tú, Tom bueno lo siento Tom pero es la verdad eres un desastre en la mayoría de las clases, así que igual hablare con los demás maestros.
—Pero…
—Andy sentarte y deja de gritar no estoy sordo.
Me cambie al lugar de Tom y Bill con Andy. Claro Tom entendía mejor cuando yo le explicabas las cosas Bill se desesperaba muy fácil así que optaba por mejor dejarlo así.
— ¿Lista para mañana?—Tom me dio un beso en la mejilla—Nuestra cita, ¿lo recuerdas?
—sí. ¿A dónde vamos a ir?
—Le pedí a Tere que preparara algo especial para ti, quería llevarte a otro lado pero no quiero salir de mi casa por primera vez.
—De acuerdo.
—Parare por ti temprano.
—Te estaré esperando—Se despidió y se fue con sus amigos, Bill se unió a mí.
—Valla que a Andy le gustas mucho. Todos se dieron cuenta y como siempre el tarado de Tom ni lo noto.
—Deja a Tom empezó Bill, ya sabes cómo es el.
— ¿Muy estúpido?
—No le digas así.
—De acuerdo, hay que ir a casa.
Tom iba a pasar por mi temprano eso fue lo que dijo pero debo de decir que termine todo, como mis tareas, ayude a mi tía y todavía me quedo un poco de tiempo para dormir un ratito. Bill jugaba con galletas en el jardín, los observe y decidí que era hora de empezar a arreglarme para ir con Tom.
No era muy aficionada a la moda, así que solo opte por vestirme normal como lo hacía casi a diario pero esta vez me esforcé por mejor mi peinado y mi maquillaje no fue al natural como siempre pero si fue ligero. Normal.
—Adela, Tom esta esperándote—Mi tía entre abrió la puerta.
—Ya voy.
Tom estaba esperándome en la sala, a mi tía no le molestaba para nada esa situación sabía que yo quería mucho a Tom.
Me despedí de ella y ambos salimos de la casa. Bill seguía en el jardín no entendía porque era así le decía cosas a mi novio, aunque no me importaba lo único en lo que pensaba era en cómo se lo diría al tío Gordon.
Al llegar a la casa de Tom nos recibió una hermosa sorpresa, una perrita de la misma raza de galletas (Pastor alemán) estaba en la puerta esperando a que llegara Tom, la primera vez que fui no la vi. Tenía en sus orejitas unos lasitos de color rosa. Y a penas Tom cruzo la puerta se paro de Dos patas y comenzó a ladrar de felicidad como cuando galletas me veía.
—Wow, ¿Quién es ella? Es preciosa—Me encantaban los perros en especial los de esa raza. Me miro y dejo a un lado a Tom le hizo a Tom señas con la cabeza y Tom asiento se comunicaban con galletas y yo. Me agache para quedar a la altura de la perrita.
—Caramelo saluda a Adela, mi otra chica.—Ella me dio su pata delantera y después se paro de dos patas y coloco cada una de mis hombros que preciosa era.
— ¿Cómo que tu otra chica?
—si Caramelo es mi chica.
—Entonces tendré que decirte que galletas es mi otro chico. ¿por cierto quien le pone caramelo a una preciosura como esta?
— ¿Quién le pone galletas a un perro como el que tienes?
—Buen punto.
— ¿Por qué la primera vez que vine no la vi.
—Pues porque estaba con Paul en el veterinario.
—Ah, entonces eso lo explica todo.
Estaba igual de grande que galletas, eran idéntico excepto porque los rasgos de su cara eran más fino y delicado. La acaricie a ella le gustaba, Tom me conto que casi no le gustaban que el llevara a chicas pero que yo le había agradado. Y a mí me agrado ella.
—Tom ¿Por qué no me avisas que ya llegaron?—Tere se acerco y le dio un beso a Tom en su cabeza, el sonrió un poco apenado. —Su cena esta casi lista. Hola Adela.
—hola Tere
—No sé que le hiciste a Tom pero lo tienes muy ilusionado— Tom la miro y ella igual—Mejor siéntense mientras acaba su cena.
Nos sentamos en el sofá de su sala y caramelo nos siguió y se sentó en medio de ambos. Por lo que predije sus padres no estarían. Pero me equivoque.
—Eso a mí no me interesa. —Un hombre bajaba por las escaleras, a su lado una mujer y parecían discutir. El hombre se veía mucho más grande que la mujer. —Tú debes de estar aquí en tu casa, atendiendo a tu hijo.
—Papá—Ambos se quedaron callado cuando Tom llamo su atención. —no sabía que estaban aquí.
—Nosotros tampoco, por eso es que estoy discutiendo con tu padre. — ¿Su madre? Dios pensé que era su hermana, la madre de Tom era mucho más joven que el papá podría haber pasado por su hermana.
—si eso no importa. —Me tomo de la mano y se levanto obligándome a hacer lo mismo.
— ¿Quién es tu amiga Tom?—Su madre me examino de pies a cabeza y me sonrió
—Se llama Adela y no es mi amiga, es mi novia.
— ¿Sabías que tu hijo tenía novia?—Su padre le dedico una mirada acusadora a la señora y luego nos miraron—No ¿y porque? Porque no estás aquí para…
—Se quieren callar. Adela ellos son mis padres, Jörg y Vanesa Kaulitz.
—Es un placer. —no tenía idea pero sabía que no era un buen momento, aunque mis padres nunca discutieron por ese tipo de situaciones sabía que no era un buen  momento Tom estaba un poco incomodo.
—Pues igualmente Adela ¿Por cierto tu cabello es rojo natural? Si no es así dime en que estética te lo dejaron tan hermoso.
—Mamá—Tom la regaño.
—Lo siento es que es verdaderamente hermoso.
—Tom tu cena esta lista. —Tere observo a los señores—No sabía que están aquí, les prepare algo igual. ¿Cenaran con los niños?
—sí creo que Vanesa quiera hablar con su hijo y la novia, a mi prepárame un té para mis nervios. Pasemos a la sala—el padre de Tom nos invito a pasar a sentarnos. Tom y yo ocupamos nuestros lugares enfrente de ellos, no quería imaginar cuando mis tíos hablaran con Tom.

viernes, 29 de junio de 2012

Capítulo Quince


Capítulo quince: Hechos del mismo molde.
— ¿Estas segura de que no quieres ir?—Tom paso su mano alrededor de mi cintura, entramos al salón y nos sentamos, él se sentaba detrás de mí y yo solo gire mi silla para platicar con él. —Pero ¿Por qué el cambio de actitud? ¿Qué no era eso lo que te gusta?
—Si pero el domingo iré a visitar a mis padres, le pediré a mi tío que me lleve. —Bill igual se sentó a lado de Tom, y este le dio una palmada en la espalda.
—Primo eh decidido dejar de molestarte.
—Espero que eso igual incluya dejarme de copiar en exámenes tan fáciles como matemáticas. Y no me digas primo.
— ¿Por qué? Si Adela es mi novia, eso quiere decir que eres mi primo. —Bill me miro con mirada acusadora. Yo simplemente le sonreí como diciéndole: después de explico. —Pero no te preocupes, pensé que nunca me caerías tan bien, pero con Adela como prima, creo que le caerías bien a toda la escuela. —Bill observo a Tom de una manera tan irónica y luego a mí y siguió comiendo su barrita de granola.
— Es ridículo, ¿sabes que papá te matara?—Dijo para que ambos escucháramos.
—No te preocupes por eso, al tío me lo gano.
—Solo quiero ver que lo intentes.
—Lo hare Primo.
—Deja de decirme así.
— ¿Prefieres cuñado? Con eso de que ustedes son como hermanos.
—No de ninguna forma solo Bill.
—Está bien primo.
Solamente sonreí y Tom igual lo hizo, me quede observándolo por varios minutos Tom me gustaba mucho y no solo era la atracción, ahora sabía que igual lo quería, no lo siento me corrijo lo amaba.
Después de la hora del descanso ni un maestro se paró por ahí, el prefecto dijo que tenían junta y nos retiraron  temprano. Pero me quede más tiempo con Tom, fuimos al parque que estaba cerca de mi casa, obviamente sus amigos fueron con nosotros y aunque no los veía sabía que nos observaban sentía los ojos de Andy a nuestras espaldas.
Y lo sentí aún más cuando Tom me volvió a besar tal vez y estaba ardiendo de lo enojado que estaba, pero él se lo busco él dijo que tenía que ser la novia de Tom y estaba segura de que un  poco más adelante buscaría la forma para no terminar con Tom y que Andy dejara de molestarme con eso de decirle a Tom que era Daniel.

—Disimula—Le dijo Georg a Andy cuando nos acercamos y él nos observó.
—Hola.
— ¿Ya nos podemos ir?—Pregunto Andy. Solté la mano de Tom.
—Si ya nos podemos ir.
—Solo espérenme aquí. —Camino conmigo hasta mi casa—Entonces nos vemos mañana. —Se dio vuela para irse.
—Tom—Lo hable y el miro a verme, me acerque a el —sentí unas ganas enormes de volver a besarlo, le di un beso en la mejilla y después el sonrió y acerco sus labios a los míos.

Sus labios encajaban a la perfección con los míos, otra vez empezó a mover sus labios con los míos entonces me invadió una sensación de felicidad, cuando sus labios se frotaban con los míos cuando los absorbía y aquello hizo que sintiera que estábamos solos, a pesar de que estábamos en la calle a plena luz del días. No podía creer que el encajara perfectamente conmigo, cuando me tomo otra vez por la cintura y continuo besándome, como si nuestros labios y cuerpos hubieran sido diseñado y formado del mismo molde.
*

—Adela, Dime de una vez por todas que es lo que pasa. No te entiendo, primero me dices que no quieres nada con Tom porque le dijo a Daniel que solo se quería acostar contigo. Y ahora lo besas enfrente de nuestra casa con medio vecindario viéndolos. Hasta mamá se dio cuenta.
—Si no dijo nada es porque está de acuerdo.
—Si ¿dime que le vas a decir a papá? Tú ya sabes lo que piensa de Tom.
—Aún no sé, pero ahora es lo que menos me importa, solo quiero que llegue mañana para volver a besarlo.
—Adela—Bill se sentía un poco molesto.
—Es parte del trato que hice con Andy, eso de salir con Tom.
—Pero a ti bien que te gusta.
—Si me fascina, porque lo quiero y por qué él me quiere a mí.
—Está bien ya no diré nada.

Bill salió de mi habitación yo me quede ahí en mi cama, acariciando el regalo de Tom. Lo amaba, lo quería, lo necesitaba. Lo peor del caso es que me estaba ilusionando demasiado y ahora todo aquello salía a la luz del día, no quería que me tacharan de débil y esas cosas así que buscaría la forma de guardármelo.
Galletas se acostó a mi lado y solo me observaba ¿me veía tan ridícula? No lo sé pero ahora mismo eso no me importaba, quería que Tom estuviera a mi lado y me dijera que era hermosa.
—Adela es hora de cenar—no baje para nada de mi habitación, primero porque atendí una llamada de Andy. —Ya voy—Le dije a mi tía y cerró la puerta.
—no estoy de humor para escucharte Andy, estoy demasiado feliz que me importa un cacahuete lo que opines.
—Espero que no siempre hagas lo que hiciste hoy, todos en el salón se dieron cuenta que tú y Tom tenían algo.
—Pues tenemos algo, no sé si recuerdas tu estúpido plan de venganza—Que no se cumplirá. Pensé y sonreí—Así que mejor deja de ser tan bipolar. —Colgué y mi celular volvió a sonar esta vez no era Andy era Tom.
—hola Tom.
—hola Adela.
—Supongo que no tienes idea de que tarea dejaron.
—No por primera vez sí, incluso ya la hice.
— ¿A quién le copiaste?
—Yo la hice todo.
—No te creo Tom.
—Es la verdad.
—Mañana te hare preguntas para ver si es verdad.
—Te las voy a contestar todas.
— ¿Entonces para que llamas?
—Quería, bueno quería oírte.
— ¿Qué es lo que querías oír?
—Que me quieres.
—Te quiero Tom
 —yo igual Adela, te quiero mucho. Eres hermosa y sabes algo lo quiero aclarar de una vez, si no deje que entraras a el club de sakete fue porque desde que cruzaste la puerta del salón, desde que te sentaste a mi lado, desde vi tus ojos grises por primera vez, desde que sentí tu aroma. Supe que tú eras una muñequita y las muñequitas lindas no están para ese tipo de deportes, aunque me equivoque no eres del todo una muñequita, eres una muñequita a la que le vale lo que los demás piensen de ella.
—Tom ¿De verdad?
—Si
Y ahora me sentía mal, en el fondo Tom tenía un buen corazón. Me veía como una muñequita, yo era su muñequita y por qué eso me había dejado atrás en su club, y yo me había creado una doble personalidad había inventado a Daniel. Ahora me sentía mal.


miércoles, 27 de junio de 2012

Importante.


Hola
Bueno una pregunta ¿A alguien ya le abre Tokio Hotel ficción?
Yo vivo en Cudahy california y no me abre.
Otra cosa que parejita les late más Tom—Adela
Andy—Adela
Aun no sé qué pasara entre Andy y Adela pero se me está ocurriendo algo.
Muchas gracias por leer.




Ya se quien sera el rival de Tom, no sera Kevin sera Andy, pero aun no se que pasara con Adela y Andy :D solo tengo una idea :D

Capítulo Catorce




Capítulo catorce: Amo a Tom

— ¿Y qué va a pasar con Daniel?

—seguirás siendo Daniel.

— ¿Me contaras que fue lo que ocurrió en tercer año?

—Algún día, ahora háblale a ese imbécil.


Deje de hacerle preguntas y marque el número de Tom, el no tardo en con. Andy me miraba sentado en la cama, galletas estaba nervioso con la presencia de él.

—Adela—La voz de Tom parecía de emoción como cuando a un niño pequeño le compran un dulce. —Que hermosa sorpresa, ¿no estabas enferma?

—Solo un poco, pero ya estoy un poco mejor.

—Eso me alegra ¿sabes que te extrañe hoy?

— ¿Enserio?

—Si—ambos permanecimos callados. Andy comenzaba a desesperarse y galletas a un mas, — ¿Te gustaría salir conmigo el sábado?, es que como el domingo ya tienes una cita con Kevin.

—No ya no voy a salir con él.

— ¿Por qué?

—El sábado te lo contare.

—Entonces el sábado ¿mañana vas a la escuela?

—Si no podría faltar un días más. Nos vemos ahí Tom.


Colgué y una sonrisa y un suspiro se me escaparon de la boca, Andy me observaba molesto, nervioso de muchas formas. Galletas camino a  mi lado y lo acaricie me olvide por completo que ahí estaba Andy.

—Ahora no sé cómo le vallas a hacer, pero te quiero ver en el parque eh Danielito.

—No me digas así.

—Eres Daniel ¿no? Claro que lo eres y yo te descubrí.

—Tarado, no puedo salir de mi casa se supone que estoy enferma.

—Ese es tu problema.

— ¿Por la ventana?

—Si te ayudare cuando me vaya.


Pase como media hora resolviendo unas tareas con él, después se fue y me deje sola en mi habitación le avise a Bill lo de salir por la ventana. El igual iba a ir al parque para estar más cerca y como siempre vigilar que nada me ocurriera que nada me pasara. Era algo así como mi hermano.

Después de cambiarme me acosté en la cama y mi tía paso a verme le dije que tenía mucho sueño y que quería dormir así que cuando salió asegure la puerta de mi habitación , Andy ya estaba esperándome ahí abajo, le avente la patineta y después empecé a bajar como ya sabia hacerlo.

—Tom ya está en el parque. Acomoda tu cabello bien.

—No puedo sola necesito de Ariana.

—Pues vamos a buscarla. —si definitivamente él me tenía en su poder.

Mis amigos estaban sentado en una mese que había afuera de la cafetería, los tres estaba confundidos cuando me vieron llegar con Andy, vestida como Daniel pero con el cabello de Adela.

— ¿Qué hace el aquí?—Pregunto Ariana.

—Es una larga historia que no les contare hasta que tengas más tiempo, espero que lo entiendan pero Andy ya lo sabe todo no tiene caso fingir—Gustav actuó como Bill había actuado igual de paranoico, pero supe como tranquilizarlo, camine con Ariana me acomodo mi cabello y observo a Andy.

—Eres un imbécil Andy. ¿Y sabes que es lo peor?—Los tres chicos la miraban—Que solo porque descubriste eso la tienes en tu poder, así como con casi todas las chicas, solamente eres la sombra de Tom, que pena me das.

—Y tú eres la sombra de Adela, ¿Sabes por qué?

—Ey, no te voy a permitir que aparte de tener presionada a mi prima te metas igual con Ariana ella tiene razón mejor ya vete. Adela te espero aquí.

—Sí.


Andy y yo llegamos hasta donde estaba Georg y Tom en las patinetas como siempre nos recibieron con ese tonto saludo.

—Pensé que no iban a venir.

—Si con eso del ñoñazo que eres Andy pues ya dudaba que iban a venir.

—No eres nada gracioso Georg.

—Dejen de pelear y mejor mas acción.


**


Cuando regrese en la tarde tuve suerte que mi tía no me descubrió aunque mi tío el casi me atrapa pero me salve. Solo entro a verme me dio beso y me dijo que me quería, después de que me llevaron la cena a mi habitación platique con Bill y después me arregle para dormir. Solo esperaba con ansias ir a la escuela quería ver a Tom como Adela.

— ¿Ya te sientes mejor?

—Si tía, ¿me podrías ayudar con mi cabello?

—Claro, cuando te lo cepillo siento como si se lo estuviera haciendo a una muñequita. —estaba sentada enfrente del tocador de mi habitación. Mi tía me peinaba y acariciaba mi cabello—Adela tu eres una niña hermosa no creo que no tengas pretendientes.

—Andy, Kevin, Tom. Te puedo hacer una lista y nunca acabo.

— ¿Te gusta alguno?

—Humm—Era mi tía después de mi madre era a la segunda mujer a la que le tenía confianza y tal vez ella me podría decir que era eso que sentía por Tom.

—Creo que el equivocado.

— ¿Por qué el equivocado?

—Es que a mi tío no les gusta para nada Tom Kaulitz

—Tom Kaulitz—Repitió mi tía—Es un niño atractivo, ¿eso es lo que te gusta de él? ¿Él te atrae?

—Al principio pensaba que sí, pero me di cuenta que no, es que cuando lo veo siempre me dice cosas bonitas, me dice que soy hermosa que soy una muñeca y él me ha dicho muchas veces que me quiere y le gustó mucho.

—Adela—Mi Tía se acercó más a mí—Por cómo me dices las cosas, parece que estas enamorada de ese chico.

— ¿Y es malo?

—Claro que no es malo, es un sentimiento muy bonito. Creo que deberías de salir con él.

—Pero no habrá problemas.

—Por el ogro ni te preocupes yo lo controlo.

—Bueno está bien.

—Pero creo que se te hace un poco tarde, ¿te parece si bajamos?

—Si—Tome mis cosas y ambos bajamos. Después galletas de despidió de mí.


Mi tía tenía razón era algo extremadamente bonito lo que sentía por Tom, lo amaba si lo amaba. Cuando llegue a él salón y no vi a Tom me sentí rara, quería verlo ese era el motivo por el cual me había esperado tanto en mi arreglo personal.

—Hola Danielito—Andy, como siempre no se cansa de molestar a una.

—Ya te dije que no me digas así.

—Bueno Adela. ¿Ye te dijeron lo adorable que te ves hoy?

—Por supuesto que no se ve adorable, se ve hermosa. —Tom entro como todo un galán al salón Andy lo miro molesto, como siempre él le arruinaba todo. Lo saludo de mala manera y después de acerco a mí, tomo mis manos y nos miramos por un par de segundos, sentía algo raro como si sintiera lo mismo que el sentía.

— ¿Me veo hermosa?

—Lo eres

Bill entro al salón y aquella escena le incomodo como a Ariana y a Gustav pero a mí no me importo mi tía dijo que debería de salir con él y eso iba a hacer, iba a salir con el niño que tanto quería.

—También quiero que hoy desayunes conmigo. —Asentí y el me dio un besito en mis labios, después nos sentamos cada uno en su lugar. Y debo de admitir que estuve esperando ese momento todo el tiempo, el momento en el cual el reloj marcara la hora para estar con Tom.


Cuando el momento llego Andy y Georg se sentaron en otra mesa aunque Andy no despego la mirada de ambos, asesinaba a Tom con la mirada.


—Antes de entrar al salón vamos a dar un paseo en el jardín, te quiero dar algo.

—Claro—cuando salimos de la cafetería todos nos observaban de forma extraña de repente la chica que había golpeado a el brabucón salía con él. Era raro pero no me importaba, tampoco me intereso cuando él me tomo de la mano y salió de ahí conmigo.

—Adela es extraño en muchas formas lo que pasara.

—No te entiendo.

—Cierra tus ojos.

— ¿Por qué?

—Solo hazlo—Obedecí y sentí su presencia detrás de mí, su respiración, también cuando una de sus manos levantaba mi cabello y después el frio de algo sobre mi pecho. —Abre tus ojos—Lo hice casi al instante. Toque mi pecho y descubrí una cadenita

— ¿Qué es esto?

—Bueno mi abuela me lo regalo cuando tenía doce años, me dijo que mi abuelo se lo había regalado a ella, y que yo se lo regalara a la niña que más me gustara y de la que estuviera enamorado.—Entonces me quede inmóvil él dijo que estaba enamorado de mí.—¿Te gusta?

—Es precioso—Sonreí y el igual.

—Me gusta verte sonreír.


Se acercó a mí y por instinto cerré mis ojos, después sentí sus labios sobre los míos y como paso con mis ojos mis labios se movieron con los de el en un beso que se prolongó por un par de minutos.





lunes, 25 de junio de 2012

Publicidad.

  Media Noche De Lobos y Vampiros.
¿Qué es lo que esconde la media noche?
Aquella hora tan peculiar, ¿Te da miedo salir a esa hora?
¿Acaso no sabes lo que se oculta detrás de la oscuridad?
 
Estela ha vivido diecisiete años sin saber bien su origen, y pensando que es un persona normal. Se ha mantenido alejada de todo aquello sobre natural aquello fue el principal propósito de sus padre y hermanos. Sin embargo cuando ella conozca a Bill y a Gustav algo raro pasara, se dará cuenta que no es tan normal como ella se consideraba.
¿Te enamorarías de tu hermano? ¿Te enamorarías de un acecino?
¿Morirías por el amor de tu vida?
Media noche de Lobos y vampiros.
Texto de Zaid May©
Imágenes y publicación Diane Ortiz ©
 **
 
Está historia yo la recomiendo la escribe una amiga y un amigo :P 
La pueden leer  
 
 

sábado, 23 de junio de 2012

Adela & Tom


Adela&Tom

Capítulo Trece




Capítulo trece: Bajo el poder de un tarado

Se lo que pensaran: de seguro tiene un plan.
No, siento decepcionarlas, no tengo un plan. Estaba ahí de pie enfrente de Andy, mi mente ideaba un plan, pero nada aún no se me ocurría nada.
— ¿Qué voy a hacer contigo?
—Olvidar esto y seguir como si nada.
—No claro que no haría eso, creo que ahora tengo frente a mí una gran oportunidad, por todas esas que me debes. Pero tengo que pensar una buena forma de vengarme de ti. Adelita dime ¿Qué voy a hacer contigo?
—No me digas Adelita, soy Adela.
—Bueno Adela, mi querida pelirroja tonta.
—Andy yo sé que tú no te quieres aprovechar de esta situación, sabes que tú me quieres mucho y a ti no te gustaría verme mal. —Se acercó mucho más a mí me tomo de las manos y me dio la vuelta y quede de frente viendo el tráfico de la carretera de ahí abajo.
—No, fíjate que no me engañaras con eso. Lo primero que vas a hacer es deshacerte del imbécil de Kevin no quiero que mi futura novia tenga antecedente se haber salido con un imbécil como ese.
—No voy a ser tu novia.
—Lo vas a ser, pero no ahora. Escúchame bien, le vas a decir que ya no vas a ir a ese tonto partido de futbol con él, no vas a ir con nadie, eso es algo que a ti te gusta y si te lo puedo arruinar lo hare Adela.
—Andy pero…
—Te callas, aun no termino.
 Vas a regresar con Tom.
— ¿Qué? Se supone que seré tu novia, ¿Por qué quieres que salga con  Tom?
—Pues porque lo vas a ilusionar mucho, harás que se enamore de ti, y claro y después le vas a romper el corazón y le dirás que me amas a mí que por eso regresaste con él para estar cerca de mí.
—Eres un enfermo.
—No solo quiero disfrutar el dulce sabor de la venganza. —Volvió a darme la vuelta, ahora veía sus ojos claros y su sonrisa. —Y si no lo haces, le diré a Tom que Daniel es Adela y le inventare más y juro que te ira mal.
—No quiero hacerlo.
—Lo vas a hacer Adela. —Escuchamos que alguien se aproximaba.
—Vete de aquí, en la escuela te diré más de lo que vas a hacer.

No le hice caso, solo me di la vuelta y me fui del lado opuesto, ya que muy probablemente los que estuvieran llegando eran Tom y Georg.
No sabía que iba a hacer, Andy me descubrió si hubiera sido Georg en lugar de él de seguro me hubiera ido mejor. Total tenía que idear un plan con ayuda de la almohada. Ahora solo tenía que fingir que todo estaba bien, con mis amigos, aunque no sabía cómo iba a lograr aquello.

— ¿Qué cómo que Andy te descubrió? ¿Sabes lo que significa? Adela estamos perdidos, te dije que esto pasaría tarde o temprano.
—Bill no seas tan dramático, solo fue un pequeño error, pero lo tengo solucionado.
—Claro que no es verdad, solo lo dices para que me tranquilice, pero sabes algo estoy tan tranquilo como galletas.
—Por supuesto que no, estas más histérico que de costumbre.
— ¿Cómo demonios quieres que este? Andy nos descubrió.
—Yo lo voy a arreglar, si me dejas dormir, te juro que mañana tendré una solución.
—Adela estamos en serios problemas espero que pienses algo que nos ayude.
—No te preocupes Bill, lo resolveré, no le digas nada a Gustav y Tampoco a Ariana.
—Sí.

Bill salió de la habitación y la verdad es que no conseguí más que un maldito insomnio, no sabía que iba a hacer ente tal situación lo más probable era que ahora si estaba bajo su control él iba a lograr lo que quería acosta de mí. Vengarse de Tom. Aunque aun no entiendo bien lo que pasó en tercer año.
—Adela, se te va hacer tarde para ir a la escuela. —Mi tía abrió la puerta de mi habitación. Y me encontró aun en la cama. —Adela ¿Te sientes bien?
—No tía me duele mucho mi cuerpo y me cabeza. —Se acercó a mí. —Pero en un segundo me levanto y me alisto. —Ella me detuvo y sus dedos rozaron con mi rostro.
—Adela esta hirviendo. Sabes algo mejor recuéstate llamare a un doctor, y no iras a la escuela.
—Se nos hará tarde—Bill se asomó en la puerta.
—Adela no ira clase está enferma. Quédate un momento aquí, llamare a un doctor.—Mi tía salió y Bill me observo
— ¿Esto es lo que tenías planeado? ¿Enfermarte?
—No estoy enferma, pero si necesito más tiempo.
—Está bien hazlo a tu modo, nos vemos después de clase.
—Sí, no te preocupes.

Bill se fue a la escuela yo me quede en casa, el papá de Georg me fue a hacer un chequeo y logre engañarlo con eso de la fiebre, ya saben nada como sumergir un termómetro en agua muy caliente. Pensaran que soy una cobarde, mi padre me enseño a dar la cara y me sentía mal, sentía que lo había decepcionado, pero por ahora no podía hacer nada, no si no tenía un maldito plan.
—Galletas, no me mires así—Acaricie las orejas de galletas y él se acurruco en mi regazo, —Se lo que papá nos dijo y sé que al igual que el tu estas decepcionado, soy Adela Trümper y me enseñaron a dar la cara no a bajarla, pero esta situación es diferente. Andy me esta manipulando, quiere que le rompa el corazón a mi amor. Si después de todo Amo a Tom, sé que ni tú lo crees. Pero esta situación es como cuando el gran danés de la vecina te estaba buscando pleito. Tú eres mucho más chico de tamaño. Aunque esto no implica tamaños más bien fuerza y todo eso. Andy está en una poción más arriba solo por saber mi secreto. —Galletas me escuchaba con mucha atención y me lamia mis manos—Galletas sé que podre resolver esto, yo no quiero lastimar a Tom, después de todo lo quiero mucho, —Cerré mis ojos y me quede pensando en muchas cosas. ¿Sería capaz de hacerlo eso a Tom? No, claro que no. Yo lo amo y nunca le haría eso.
—Claro, pasa, si necesitas algo solo avísame.
—Si señora. —La puerta se abrió y ahí estaba el.
—Andy ¿Qué haces aquí?
—Los maestros me encargaron tu tarea.
— ¿Por qué? Bill vive conmigo.
—Pero Bill no es tu compañero de equipo.
—Pensé que eras lo suficientemente valiente para enfrentarme hoy. Pero me equivoque.
—Estaba un poco enferma.
—No te creo. —Galletas gruño un poco y le acaricie su hocico.
—Tranquilo sé que igual te cae mal, pero a él no lo puedes morder.
—Qué lindo.
— ¿Dime que quieres? No creo que sea por las estúpidas tareas.
—Quiero que aquí enfrente de mi le hables a Kevin y le digas que no iras al partido del RB.
—Esta bien, de todos modos no quería ir.

Tome mi celular y marque el número de Kevin, no tardo en contestar lo puse en alta voz y le di el cortón más simple y sencillo sin ninguna explicación.

—Ahora háblale a Tom y haz un plan con él. Recuerda que mientras más rápido sea, más rápido serás mía.
—Eres un imbécil.
—Gracias tu eres muy estúpida.

domingo, 17 de junio de 2012

Capítulo Doce



Capítulo doce/ Dejar de ser como un robot
Andy me miro molesto, como siempre lo hacía. Sonreí de medio lado y él me miro con desdén.
—Adela no voy a competir contigo.
— ¿Miedo?—Lo mire otra vez y él a mi—Eso debe de ser, claro con eso de que te gano en todo.
—No, simplemente porque no quiero darte el gusto de arruinarme la noche, bruja.
—Idiota. —No le hice caso y me quite de ahí. Yo quería tenerle el gusto de arruinarle la noche pero el maldito no me dejo. Miedoso si eso era un cobarde.
—Adela no te molestes. — Tom se acerco a mí y me abrazo —Creo que debería de bastarte con que lo molestes durante las clases. Ahora que te parece si tú y yo hablamos.
— ¿De qué?
—De muchas cosas.
—No estoy para rodeos, dime que es lo que quieres, ¿Por qué me invitaste a esta tonta fiesta?
—Quería verte. Pensé que no ibas a venir.
—Dijiste que esto era importante para ti.
—no tanto como tu presencia. —De repente una sonrisa se me dibujo sin que yo pudiera evitarlo. Me tomo de la mano y me dio n beso en la mejilla. —Eres bonita.
— ¿De verdad?
—Si—<Adela el solo se quería acostar contigo, estas cayendo en su trampa otra vez>—Ven siéntate conmigo. —Me llevo de la mano hasta un sofá que estaba en una esquina del gran sótano.
—Tom… ¿De verdad soy bonita y…?—Llevo una de sus manos a mi rostro y me acaricio.
—Claro que eres hermosa, no bonita hermosa. —Mi mirada se desvió al piso del lugar y me quede un par de minutos sin contestar nada.—Pero creo que ahora andas con Kevin.
—Tanto como andar con él. No, no se podría decir que es mi novio.
— ¿Pero lo será?
—No, el a mi no me interesa en lo mas mínimo, es guapo pero creo que nunca seria novia de un tipo como él.
— ¿Seria novia de un tipo como yo?
—No sé, creo que lo pensaría dos veces tal vez tres.
— ¿y aceptarías?
—No, porque no me gusta lo que tú le haces a los demás.
— ¿Qué le hago a los demás?
—Pues siempre estas molestándolos. Y parece que no te causa ningún remordimiento romper y echar a perder todo el trabajo de los demás. —La mano de Tom aun seguía en mi rostro. Y su contacto me gustaba.
—Adela, es mi pasatiempo favorito fregarle la vida a los demás.
—Ese tipo de personas no me caen bien. —Le sonreí sin ánimos y baje mi rostro. Normalmente nunca baja mi rostro, siempre había sido orgullosa y sostenía la mirada, pero fue casi por instinto que baje el rostro.
—Vamos Adela. No seas así. Te quiero mucho. —Lo mire, y tuvimos contacto visual. Le sonreí con más ánimo.
—Bueno, creo que empezare a considerar ser tu novia.
—Ya ves a si me gusta que pienses de esa forma.

Su rostro se acerco al mío, y aprisiono mis labios con lo de él, en un beso que se prolongo por varios minutos. Hasta que él se aparto de mí, me volvió a sonreír y nos volvimos a besar.
***
— ¿Qué se supone que paso anoche?—Mis tíos había salido muy temprano, Bill y yo desayunábamos, solos con galletas. —Claro si se puede saber.
—No sé a qué te refieres.
—A lo de tus labios sobre los de Tom.
—Aaaaaah…pues eso un beso.
—Pensé que ya no andabas con Tom.
—No ando con Tom.
—Pero te gustaría volver a andar con él.
—No. ¿De dónde sacas eso?
—Solo lo deduzco.
—Hay Bill, eres un niño aun.
—Tú igual Adela.
—Si claro que me gusta Tom, te lo he dicho muchas veces, el verdadero problema es que no quiero que me guste. No sé cómo hacer para que eso pase.
—Humm… ¿Volverás con él? O ¿seguirás con Kevin?
—Un minuto, en primera no salgo con Kevin, y no claro que no regresare con Tom.
—Bueno solo era una pregunta. Pero creo que deberías de por primera vez, empezar a sentir.
— ¿A qué te refieres con eso de empezar a sentir por primera vez?
—Es que siempre estas así. Me refiero a que nunca muestras señal de sentir algo, es muy difícil decir si estas triste, feliz, enojada. Es decir no muestras tus sentimientos.
—No me gusta mostrar mis sentimientos. Me gusta ser así.
—Pero a veces es malo, a veces es mejor de ser como un robot. ¿No crees?—Bill tomo mi mano encima de la masa y no me quedo más que asentir y regalarle media sonrisa.

¿Era como un robot? Si el tenia razón, era difícil descifrar lo que sentía. Era muy difícil comprenderme. Eso era porque escondía todas mis emociones. Aunque para mí con lo que estaba sucediendo me parecía perfecto. No quería que Tom se enterara que lo quería mucho.
Pero que era mejor ¿Dejar de ser un robo? ¿Mostrar mis sentimientos? No me gustaba que las personas pensaran que era débil. Papá decía eso “Si muestras tus sentimientos en público, las gente pensara que eras débil”. Pero tal vez en eso se equivoco. Tal vez no mostrar tus sentimientos te hacia débil.
Mire a ver a Tom, y me sonrió. Las clases iban más o menos aburridas como todas las que habían pasado. Tenía mucho sueño, y cuando tenía sueño las clases me aburrían aun más.
—Adela…Te hice una pregunta. —Mire a ver al maestro, no tenía idea de que me hubiera hecho una pregunta. — ¿Entonces?
—La verdad es que perdí el hilo de la clase.
—Bueno espero que no vuelva a pasar. ¿Alguien quiere contestar?—No preste la mínima atención en clase de historia, menos en la de literatura y ni hablar en la de química.
Cuando acabaron las clases me dirigí a la cafetería para cambiarme, como Daniel. Y me reuní con Tom, Gerog y Andy. Ellos aun tenían el uniforme y sus cosas, la semana pasada habíamos quedado de vernos ahí a esa hora.
—Tom por lo que más quiera te suplico que me lo de vuelvas—Nick estaba peleando con Tom. —Juro que hare lo que quieras pero, por favor devuélveme mi ensayo. Es más si quieres te hago tú tarea todo el año.
—Suena tentador. Peroooo… ¿ustedes que dicen?—Me quede parada a cierta distancia, observando la escena.—No, sabes algo no te lo devolveré creo que puedo conseguir a alguien mejor para que haga mis tareas.
—Tom…
—Ruega…—Dijo él y yo ya no podía seguir viendo aquello.
—Hey… ¿Qué hacen?
—Negociando—Dijo Tom y comenzó a reír, Nick estaba a punto de llorar.
—No… va a llorar. —Andy se burlo de él y yo lo observe.
—Vamos Tom no seas cabrón—Le dijo Georg. — Dáselo.
—No aun no.
—Tom no se que pelean…—dije perdiendo la paciencia.
—Mi ensayo…—Contesto Nick—Tom devuélvemelo.
—Tom, devuélvele su trabajo—Andy ojeaba la capeta. Tom lo miro y Andy hizo una mueca de desdén.
—Este trabajo es una porquería—aventó la carpeta hacia un charco de agua. Y eso fue la gota que derramo el vaso de agua.
Y sucedió de la misma manera, comencé a sentir mucho calor, mi respiración se agito aun más y cuando menos lo espere mi mano ya estaba estampada contra la cara de Andy.
—Te vas a arrepentir. Lo juro. —Andy se levanto y a mí no me costó mucho recobrar el sentido y comencé a correr, esta vez no teníamos las patinetas y muy probablemente me alcanzaría. Sube corriendo al puente principal, ya que ahí había una caseta de policías y era un buen lugar en donde esconderse. Me apresure a subir las escaleras, pero tropecé cuando llegue a el último escalón. Andy me jalo de mi playera y me puso de pie.
—Me vas a pedir perdón, juro que no te salvas de esta Daniel—Lo mire nerviosa, y retrocedí un par de pasos. Demonios no había ningún oficial, cuando se le necesitaba, retrocedí y choque contra uno de los muros. Mire hacia abajo y vi muchos coches y camiones. Trague saliva y entonces algo paso. El viento soplo muy fuerte y voló mi gorra, Andy me examino y se acerco aun más. Pensé que me iba a golpear pero cerré mis ojos y sentí una de sus manos en mi cabello, me quito la liga que sujetaba mi cabello, y este callo hasta mi espalda.

Visitantes recientes

trucos blogger